Hazte fan de Finanziapyme en Facebook Sigue a Finanziapyme en Twitter Sigue a FinanziaPyme en Linkedin Subscrbete al RSS de FinanziaPyme

may 23

 

La búsqueda de financiación es la piedra angular del emprendimiento, pero entraña una dificultad que provoca mucho desgaste, sobre todo, en los inicios del lanzamiento de un proyecto. ¿Dónde contactar con los inversores? ¿Cómo dirigirme realmente a los que tienen intereses afines a mi negocio y a mis necesidades de financiación? ¿Por dónde empezar?

Ya he comentado en otras ocasiones cómo afrontar estos primeros pasos apoyándose en Family, Friends and Fools o acudiendo a los numerosos eventos de networking que se celebran actualmente en los que también participan inversores. Además de estas vías, es interesante navegar por muchas de las plataformas online que han surgido en los últimos tiempos y que facilitan de una manera sustancial el proceso de contacto entre emprendedores e inversores privados, no solo a nivel local sino también mundial, es lo bueno de moverse en la Red.

Son puntos de encuentro que benefician a las dos partes. Los emprendedores incluyen en sus bases de datos sus proyectos con todo tipo de detalles y los inversores buscan y se informan sobre oportunidades que respondan a sus criterios de inversión. Es como una agencia matrimonial pero aplicada al emprendimiento. Para acceder a sus servicios de valor, la mayoría requieren un registro bajo pago, que es su principal fuente de ingresos junto con las comisiones que fijan al resolverse favorablemente una unión proyecto-inversión. Además, facilitan otra serie de informaciones y servicios muy útiles para los emprendedores, como listados de proveedores, asesoría financiera o fiscal, etc.

Las hay de todo tipo, desde las que aceptan proyectos de cualquier sector hasta las que se ciñen exclusivamente al tecnológico. Y en cuanto a los inversores que trabajan con ellas, la mayoría son emprendedores de éxito, aunque también se mueven en su entorno grupos de inversión y family offices. Es decir, estas plataformas online han convencido a los actores de la inversión y ya forman parte de sus herramientas de captación tanto de nuevos proyectos como de apoyo a empresas en crecimiento.

Es el caso de Emprende Capital, una de las redes más completas y activas que tiene como objetivo poner en contacto a los “socios perfectos”. Es interesante porque sus responsables realizan una labor proactiva analizando las características de los proyectos publicados para filtrarlos y redireccionarlos a los inversores atendiendo a sus intereses. Además, de sus servicios Premium de asesoramiento (legal, financiero, subvenciones), ofrece también en abierto contenidos informativos básicos para realizar un plan de negocio, comprobar el nivel de madurez de los proyectos, conocer la experiencia de emprendedores que ha utilizado esta plataforma, etc. Los responsables de Emprende Capital buscan proyectos escalables a poder ser con posibilidades de internacionalización.

Otra plataforma web popular es Ready4Ventures, que se distingue por proporcionar una potente herramienta software para la gestión de la información de los proyectos, contactos y operaciones realizadas de forma personalizada para los tres perfiles con los que trabaja: emprendedores, inversores y grupos de inversión. Existe una versión Lite gratuita y otra completa de pago. InvestBAN se centra en proyectos dentro del sector tecnológico. En la Red de Inversores Privados y Family Offices del IESE sometes tu plan de negocio al estudio escrupuloso de especialistas de este centro de estudios antes de ser remitido a sus fuentes de financiación.

Los responsables de Socios Inversores predicaron con el ejemplo y ellos mismos utilizaron la red que montaron con 12.000 euros para publicar su proyecto y conseguir financiación para seguir creciendo. Otra opciones son Foundum y Rock the post, una de las últimas incorporaciones a esta cantera de nuevas oportunidades de búsqueda de financiación online.

Iván García Berjano. Socio Director FINANZIAPYME
[topsy_retweet_small]

dic 21

 

Basta con compartir una charla con jóvenes emprendedores o husmear en los numerosos hilos de discusiones que sobre el emprendimiento se crean diariamente en Internet para que surja la queja eterna sobre la falta de apoyo económico que tienen. Sin embargo, las noticias sobre nuevas iniciativas tanto del sector público como privado para incentivar el emprendimiento son casi constantes. Entonces, ¿qué es lo que pasa?

Es un tema muy recurrente entre los que comienzan a dar sus pasos en el trayecto de creación de una nueva empresa. Buena parte de estos comentarios denotan su falta de experiencia ya que, prácticamente, desparecen entre los emprendedores más experimentados, tanto por sus éxitos como por sus fracasos. La mayoría de los que los hacen han empezado a mover sus proyectos en los numerosos foros de emprendimiento que hay en España. Acuden a ellos con un gran entusiasmo, ilusionados y confiados en el impacto que tendrá su idea en los inversores convocados… pero pasa el tiempo y nadie les reclaman.

Empiezan a sentir cierta frustración, algo que lejos de ser negativo puede ser muy positivo para que hagan callo y aguanten la difícil carrera del emprendedor. Pero lo que llama la atención es que buena parte de estos comentarios es para criticar el poco dinero que les ofrecen los inversores para comenzar sus proyectos. “¿Qué se puede hacer con 50.000 euros?”, comentaban algunos en un foro de Internet. Otros, con tono indignado, avisan de que se tenga en cuenta que en ocasiones esa inversión se ofrece solo en forma de servicios de consultoría, de infraestructura TI u oficinas…

Quizás el problema es que al carro de los emprendedores se ha subido mucha gente que no tiene claro lo que significa emprender, y piensan que con el simple hecho de tener una buena idea les va a llover el dinero.

Pues lo sentimos, pero tener una buena idea no es suficiente para que un inversor confíe en ella y te la financie. Es fundamental apoyarla en un buen plan de negocio y un estudio de mercado, demostrando su innovación, una ventaja competitiva sostenible y su capacidad para ser atractiva a los consumidores o usuarios finales. En esto último creo yo que está la clave de la frustración.

Mi consejo es que hay que tirar fuerte de tu entorno más cercano sacando a los Friends, Fools & Family (las famosas 3 efes) lo máximo posible para, primero, demostrar que eres capaz de convencer a tus allegados, lo que incrementará tu credibilidad ante los inversores y, segundo, para poder dar esos primeros pasos que te permitan poner en marcha el modelo de negocio y comprobar si existen personas ahí fuera a las que les interesa pagar por lo que ofreces. Sólo así se consigue reducir suficientemente el factor riesgo para que los inversores en España estén dispuestos a comprometer su capital en tu proyecto.

Sí, claro, el anterior punto se refiere principalmente a la inversión privada. La pública, a primera vista, puede que parezca que dé más salidas para los emprendedores que se inician y que sea menos exigente con estas consideraciones… aunque, no te engañes, la realidad es que cuanta más credibilidad y más viabilidad ofrece el proyecto, más posibilidades tendrá de ser financiado por una línea de financiación pública. Lógico ¿no? Queda claro entonces que llegar a tener un modelo de negocio funcionando, aunque lejos del break-even, es fundamental para lograr financiación, provenga de donde provenga.

Conclusión: Que hay que superar el espíritu pesimista endémico español; que el emprendimiento está en auge; que la administración está apostando por él con ayudas y medidas impulsoras; que hay inversores privados esperando proyectos razonados pero que, no te olvides, tienen en la ganancia económica su razón de ser y no regalan nada; que en los comienzos echar muchas horas y esfuerzo no te lo va a quitar nadie, no hay excusa que valga. Recuerda el dicho italiano: Piano, piano, si va lontano… (poco a poco se llega lejos)… Ah!, y que con imaginación y sacrificio se superan los obstáculos.

 

Iván García Berjano. Socio Director FINANZIAPYME
[topsy_retweet_small]

oct 15

 

A raíz de unas reflexiones de cómo valorar una startup de Enrique Lancis de Koliseo en su blog, he decidido compartir mi respuesta a través del blog de Finanziapyme.

Vamos a ver, en mi opinión sólo hay una forma de valorar un empresa y es centrándonos en el verdadero objetivo de un inversor al desembolsar su dinero en una startup “obtener una alta rentabilidad a su inversión multiplicando su dinero por mucho dentro de 5 años” ¿Cuánto? Pues eso depende del inversor y de lo que espera del tu proyecto, pero para sentar una base para iniciar la conversación x10, como indica Enrique en su blog está bien.

Por tanto, si aceptamos que un inversor lo que busca es hacerse más rico con tu proyecto la valoración se simplifica. Para ello hay que saber  cuánto valdrá esta empresa dentro de 4-5 años y que rentabilidad se espera sacarle teniendo en cuenta el alto riesgo de no cumplir el business plan que en principio se cree. Digo business plan que se cree porque ahí está la clave!!! Un inversor va invertir en tu proyecto porque cree en tu business plan, cree que eres capaz de producir los flujos de efectivo (la pasta gansa que les estás prometiendo) o es que crees que el inversor quiere una plataforma buenísima, un mercado grande, un modelo comprobado, un equipo impresionante??? Pues no, quiere todo eso para conseguir su objetivo; ser más rico invirtiendo en tu proyecto.

Bueno, si estáis de acuerdo que el objetivo del inversor es sacarle una rentabilidad determinada a su inversión, la valoración debería ser un proceso fácil.

1. Acordar un business plan y proyecciones financieras ambicioso pero que ambas parte confíen en poder cumplir.

2. Estimar por cuanto se puede vender la empresa cuando cumpla el business plan acordado dentro de 5 años.

3. Calcular que % hay que ceder para que el inversor se lleve la rentabilidad deseada o dicho de otra forma… Qué % porcentaje debo ceder para que él multiplique su dinero por 10???

Fácil ¿no?

No nos engañemos, no va ser tarea sencilla porque todo esto tiene un pequeño truco… saber por cuánto podré vender mi empresa dentro de 5 años. Sin embargo, si usamos el sentido común y partimos de una premisa muy importante: nos creemos la situación del año 5 que estamos pintando, el tema se simplifica porque al fin y al cabo una empresa ni se va a vender por x100 EBITDA, ni por x2. Es razonable pensar que entre x5 y x15 es un rango creíble que dependerá de la capacidad de seguir creciendo que tendrá la empresa dentro de 5 años y la cantidad y calidad de las salidas posibles.

Confieso que no propongo una fórmula mágica, pero centrando la negociación en temas cuantitativos y en el verdadero objetivo de la inversión – “la rentabilidad” – por lo menos se sienta la base para establecer el verdadero valor que como cualquier elemento en venta se encuentra donde coincide el precio al que el vendedor está dispuesto a vender con el precio al que el comprador está dispuesto a comprar ;)

 

Iván García Berjano. Socio Director FINANZIAPYME

sep 28

 

Pese al negro panorama que nos describen, casi morbosamente, los medios de comunicación a diario, sí hay vida más allá de la crisis… por lo menos para el emprendimiento. De hecho atreverse a ser emprendedor y luchar por un proyecto innovador es el mejor antídoto para hacer frente a esta situación de incertidumbre que estamos viviendo desde hace ya demasiado tiempo.

Los jóvenes españoles, el colectivo social que más está sufriendo los efectos de la crisis, lo tienen claro. Según el último informe 2010 del Global Entrepreneurship Monitor, el organismo que mide la actividad emprendedora a nivel internacional, son justamente las personas de 18 a 24 años las que más están apostando por iniciativas de emprendimiento.

Es verdad que el principal pozo de financiación, las entidades financieras, parece haberse secado, pero frente a éstas, han florecido nuevas figuras como los Business Angels y los fondos de Capital de Riesgo que han identificado al emprendimiento como la nueva veta que explotar en busca de rentabilidad, una vez pasada la fiebre inmobiliaria. Además, pese a los recortes públicos, los planes de impulso a la innovación y al emprendimiento se mantienen o refuerzan. La cuestión es ¿cómo conseguir que mi proyecto o empresa les resulte interesante? Te sugiero cinco puntos sobre los que empezar a reflexionar:

1) Preséntate ante ellos con financiación propia. Al poner en marcha un proyecto es fundamental haber echado a andar con un plan de negocio que seas capaz de cubrir sin financiación ajena más allá de las 3 efes (Family, Friends & Fools). También hay opciones de financiación pública que ayuda en esta etapa de lanzamiento.

2) Tu proyecto tiene que ser innovador. Los que estén vinculados a energías limpias, tecnologías aplicadas a la salud, seguridad en Internet, comercio electrónico, biotecnología y, en general, empresas de componente tecnológico, jugarán con ventaja ya que estos son hoy en día los nichos más reclamados por los inversores.

3) Mentalidad global. Los inversores prefieren proyectos ambiciosos con proyección internacional.

4) Contempla cooperar con otras empresas o emprendedores para enriquecer tu proyecto y añadirle más valor.

5) Sé consciente de que la búsqueda de financiación es un trabajo a tiempo completo que te exigirá invertir mucha energía. Apóyate en otros emprendedores que hayan pasado ya el proceso y expertos para centrar tus esfuerzos.

Good Luck!!!

Iván García Berjano. Socio Director FINANZIAPYME

mar 21

 

Esta entrevista a Raúl Mata refuerza mi visión de la situación actual del sector del emprendimiento en cuanto a la inversión privada se refiere. Veo tres problemas que vienen bien reflejadas en esta entrevista:

-        Existen inversores y emprendedores, pero ni se encuentran ni se entienden.

-        Hay una saturación de eventos tipo concurso

-        No existe iniciativas que fomente la  interacción de inversores con emprendedores

Como dice Raúl en la entrevista… “Yo fui una vez a un evento de emprendedores, me presenté y dije que era inversor y que estaba buscando proyectos en los que entrar. Al final de la charla sólo se me acercaron dos personas. ¿Dónde estaban los demás? Lo lógico habría sido que hiciesen cola, aunque sólo fuese para informarse”.

¿Tienen miedo, falta de confianza?  Probablemente, vean los inversores muy distantes y poco accesibles… pero es normal ¿no? Si nos quitamos de la mente que los únicos que puedan triunfar como emprendedores son los que no tiene reparos a acercarse a un completo desconocido y soltarle una charla que le deje enamorado de su proyecto… pues a mí me parece normal.

¿Qué se puede hacer?

Pues, solucionar los dos puntos siguientes que destaca Raúl en su entrevista y crear eventos e iniciativas que derrumban esas barreras invisibles del “Emprendedores vs Inversores”.  Conseguir que se encuentren en el mismo barco trabajando juntos de forma que se conozcan, creando una relación que permita establecer una base de confianza y que florezcan las oportunidades por ambas partes. Menos jurados en plan OT y más Gran Hermano donde todos veamos lo bueno y malo de cada uno… no sé si GH ha sido una buena elección, pero creo que consigo transmitir lo que quiero decir.

Iván García Berjano. Socio Director FINANZIAPYME

preload preload preload