Hazte fan de Finanziapyme en Facebook Sigue a Finanziapyme en Twitter Sigue a FinanziaPyme en Linkedin Subscrbete al RSS de FinanziaPyme

feb 09

 

Dentro de las posibles vías de financiación existentes en los primeros momentos de vida de un proyecto empresarial, el crowdfunding es un nuevo camino que se abre durante esta dura fase. Es una propuesta que veréis traducida de diferentes formas, “financiación en masa”, “financiación colectiva”…, pero por lo general predomina el término anglosajona “crowdfunding” y que consiste en conseguir dinero de un grupo de personas reunidas en torno a una plataforma en Internet que deciden invertir en los proyectos que se presentan a esta.

Imagen representando el crowdfunding

Crowdfunding es una fórmula que en España todavía está muy verde pero que ya cuenta con distintas plataformas online donde dirigirse. Todas ellas tienen como espejo en el que mirarse a Kickstarter.com, la plataforma de crowdfunding pionera estadounidense que asegura recabar una media de tres millones mensuales de euros en donaciones y ha presentado más de 10.000 proyectos en 18 meses.

Con algunas diferencias entre ellas, la dinámica de participación en las plataformas de crowdfunding suele ser muy similar. Presentas tu proyecto aportando toda la información relevante, apoyándolo con todo tipo de material que lo refuerce (textos, fotos, vídeos…), y en tu solicitud tienes que dejar muy claro cuánto dinero necesitas recabar y un plazo temporal para conseguir tu objetivo. Además, deberás indicar qué beneficios va a reportar esa financiación a los donantes, que no siempre es una rentabilidad económica en las plataformas crowdfunding. En muchos casos se traducen en recompensas estimulantes como productos y servicios exclusivos, experiencias personalizadas, merchandising, etc. El dinero se consigue si en el intervalo de tiempo que tú has determinado has alcanzado al menos el 100% de la cantidad solicitada a tus mecenas.

La filosofía más bien altruista de los inicios del crowdfunding parece dar paso a otras apuestas de financiación colectiva a través de Internet como Communitae, más orientado al pequeño inversor con el objetivo de rentabilizar su capital obteniendo intereses económicos. Un negocio que ha sido presentado como el primer proyecto español de banca P2P.

Las plataformas acogen proyectos de muy diferente perfil: social, cultural, científico, educativo, artístico, tecnológico o ecológico. Dada la popularidad que está alcanzando esta modalidad de financiación, seguramente surgirán más iniciativas próximamente; de momento, estas son las plataformas de crowdfunding más activas en España:

lanzanos.com
kreandu.com
volanda.com
goteo.net
fandyu.com
verkami.com

Hasta ahora son iniciativas privadas, pero parece ser que el sector público también está tomando buena nota de esta posibilidad y empieza a haber movimientos para tutelar la creación de plataformas de crowdfunding, como es el caso de Extremadura, donde tanto la oposición como el ejecutivo autonómico apuestan por esta fórmula para incentivar el emprendimiento.

Iván García Berjano. Socio Director FINANZIAPYME
[topsy_retweet_small]

dic 21

 

Basta con compartir una charla con jóvenes emprendedores o husmear en los numerosos hilos de discusiones que sobre el emprendimiento se crean diariamente en Internet para que surja la queja eterna sobre la falta de apoyo económico que tienen. Sin embargo, las noticias sobre nuevas iniciativas tanto del sector público como privado para incentivar el emprendimiento son casi constantes. Entonces, ¿qué es lo que pasa?

Es un tema muy recurrente entre los que comienzan a dar sus pasos en el trayecto de creación de una nueva empresa. Buena parte de estos comentarios denotan su falta de experiencia ya que, prácticamente, desparecen entre los emprendedores más experimentados, tanto por sus éxitos como por sus fracasos. La mayoría de los que los hacen han empezado a mover sus proyectos en los numerosos foros de emprendimiento que hay en España. Acuden a ellos con un gran entusiasmo, ilusionados y confiados en el impacto que tendrá su idea en los inversores convocados… pero pasa el tiempo y nadie les reclaman.

Empiezan a sentir cierta frustración, algo que lejos de ser negativo puede ser muy positivo para que hagan callo y aguanten la difícil carrera del emprendedor. Pero lo que llama la atención es que buena parte de estos comentarios es para criticar el poco dinero que les ofrecen los inversores para comenzar sus proyectos. “¿Qué se puede hacer con 50.000 euros?”, comentaban algunos en un foro de Internet. Otros, con tono indignado, avisan de que se tenga en cuenta que en ocasiones esa inversión se ofrece solo en forma de servicios de consultoría, de infraestructura TI u oficinas…

Quizás el problema es que al carro de los emprendedores se ha subido mucha gente que no tiene claro lo que significa emprender, y piensan que con el simple hecho de tener una buena idea les va a llover el dinero.

Pues lo sentimos, pero tener una buena idea no es suficiente para que un inversor confíe en ella y te la financie. Es fundamental apoyarla en un buen plan de negocio y un estudio de mercado, demostrando su innovación, una ventaja competitiva sostenible y su capacidad para ser atractiva a los consumidores o usuarios finales. En esto último creo yo que está la clave de la frustración.

Mi consejo es que hay que tirar fuerte de tu entorno más cercano sacando a los Friends, Fools & Family (las famosas 3 efes) lo máximo posible para, primero, demostrar que eres capaz de convencer a tus allegados, lo que incrementará tu credibilidad ante los inversores y, segundo, para poder dar esos primeros pasos que te permitan poner en marcha el modelo de negocio y comprobar si existen personas ahí fuera a las que les interesa pagar por lo que ofreces. Sólo así se consigue reducir suficientemente el factor riesgo para que los inversores en España estén dispuestos a comprometer su capital en tu proyecto.

Sí, claro, el anterior punto se refiere principalmente a la inversión privada. La pública, a primera vista, puede que parezca que dé más salidas para los emprendedores que se inician y que sea menos exigente con estas consideraciones… aunque, no te engañes, la realidad es que cuanta más credibilidad y más viabilidad ofrece el proyecto, más posibilidades tendrá de ser financiado por una línea de financiación pública. Lógico ¿no? Queda claro entonces que llegar a tener un modelo de negocio funcionando, aunque lejos del break-even, es fundamental para lograr financiación, provenga de donde provenga.

Conclusión: Que hay que superar el espíritu pesimista endémico español; que el emprendimiento está en auge; que la administración está apostando por él con ayudas y medidas impulsoras; que hay inversores privados esperando proyectos razonados pero que, no te olvides, tienen en la ganancia económica su razón de ser y no regalan nada; que en los comienzos echar muchas horas y esfuerzo no te lo va a quitar nadie, no hay excusa que valga. Recuerda el dicho italiano: Piano, piano, si va lontano… (poco a poco se llega lejos)… Ah!, y que con imaginación y sacrificio se superan los obstáculos.

 

Iván García Berjano. Socio Director FINANZIAPYME
[topsy_retweet_small]

ene 18

 

Para conseguir un ENISA lo primero que hay que preguntarse es si mi empresa es una empresa ENISA. ¿Mi empresa se conforma con el perfil de empresa tipo ENISA? Si no, será muy difícil acceder a los préstamos participativos de ENISA y, por tanto, el gran esfuerzo a realizar para la elaboración de la memoria empresarial necesaria para obtener una evaluación positiva de tu proyecto, será totalmente en balde.

Sin embargo, no es fácil escribir sobre papel qué es una empresa ENISA, pero voy a intentarlo. Primero vamos a eliminar lo que no es una empresa ENISA… Una empresa tradicional de las cuales existen muchas en el mercado sin ningún tipo de diferenciación NO ES UNA EMPRESA ENISA, por ejemplo, una panadería, una farmacia, un taller mecánico, etc.  Aunque es verdad que cualquiera podría llegar a serlo si su modelo de negocio, presente o futuro, tiene un componente que lo haga destacar. Como verás, huyo de la palabra “INNOVACIÓN” que es lo que usa ENISA por su connotación tecnológica, ya que la diferenciación no tiene por qué ser tecnológica.

Vamos a coger un ejemplo, la panadería nos vale… por su sencillez, tradición y proliferación sería un ejemplo muy representativo de una empresa “NO ENISA”, existe una en cada esquina y varían prácticamente en nada de una a otra. Sin embargo, si alguien propone realizar una panadería que vendiera “Panes del Mundo” y entre su oferta de pan tuviera panes típicos de distintas partes del mundo, esto ya es una innovación en su modelo de negocio que lo empieza a hacer más atractivo a ENISA. Tendríamos que demostrar que este modelo de negocio esté basado sobre un business plan sólido, garantizando su éxito que sería otro requisito. En mi opinión, ENISA no pretende financiar ideas interesantes sino empresas rentables… de poco vale para sus objetivos generales – dinamizar e impulsar la actividad empresarial – financiar ideas innovadoras, incluso con tecnología puntera, si no tiene detrás un modelo de negocio rentable que lo haga sostenible.

Bueno, si seguimos con el ejemplo de los panes vamos a añadirle un par de ingredientes más que nos vaya dando más puntos para llegar a ser una empresa ENISA “10”. Si a este modelo de negocio diferente y rentable le añadimos la necesidad de adquirir nueva maquinaria y hornos especiales no usados en España para poder hacer el pan propuesto, un punto más a favor… la inversión en equipos, bien; inversión en equipos diferentes o poco conocidos en España o en el mundo, mejor.

Seguimos añadiendo atractivos; dentro de nuestros planes para vender panes se prevé un plan de expansión ambicioso… bien!!! Tampoco estamos hablando de ser el próximo Zara, la ambición no se penaliza pero debe ser realista y alcanzable. Estamos hablando de financiación pública, por tanto, cierta expansión y crecimiento que traiga consigo una buena dosis de generación de empleo, generación de actividad y empleo indirecta o otros beneficios como la exportación, son todos factores que ayudan al ser esa empresa ENISA “10”.

Pero no sólo pensemos en inversión en términos contables de activos fijos, una inversión en marketing también es algo que añade puntos a ser empresa ENISA aunque la inversión en marketing no se pueda activar en balance. Una campaña fuerte de marketing para lanzar el proyecto o la expansión es interesante, mientras que un canal alternativo para vender el pan, como puede ser la venta a través de Internet, MUY INTERESANTE!!! ¿Y qué tal la fórmula de entrega a domicilio con sistema de embalaje al vacío precocinado para que el consumidor termine el horneado en casa?… otra variante que añade puntos a esta empresa ENISA.

Llegado a este punto, volvamos a revisar que no es una empresa ENISA.  Si nuestra panadería fuese el establecimiento de una franquicia (un franquiciado) de este modelo peculiar que hemos descrito, no sería una empresa ENISA, sin embargo, si la propuesta es crear un sistema de franquicia (franquiciador) como forma de crecer sobre uno o dos tiendas propias ya contrastadas… nos acercamos más a ese prototipo de empresa ENISA.

Siguiendo la línea de exclusión de lo que no es una empresa ENISA cabe destacar el tamaño del proyecto en los que ENISA puede entrar.  ENISA puede entrar como poco con 75k, bueno, no exactamente ya que hay una línea nueva desde marzo 2010, especial para emprendedores jóvenes de 25k hasta 75k y unas condiciones también interesantes, pero lo que trato en este artículo son las líneas para la financiación de empresas innovadoras y que supone el grueso de sus fondos ENISA.  Por tanto, una necesidad mínima de proyecto de 200.000€, para que ENISA facilite 100.000€ ya que como mucho aportan el 50% de la necesidad, y no suele llegar al 50%.  Éste es el mínimo de estas líneas de financiación, lo habitual es que ENISA invierta entre 150k y 400k, aunque ENISA puede llegar a invertir 1,5 millones de euros en una sola empresa.  Inversiones más pequeñas son más comunes para ENISA, pudiendo llegar a cantidades mayores invirtiendo en sucesivos años con nuevos proyectos de inversión.

Como ya he dejado entrever, para ser una empresa ENISA los socios promotores o nuevos socios de la empresa deben estar dispuestos a poner algo más del 50% del dinero necesario para llevar a cabo el proyecto propuesto  a través de una nueva ampliación de capital… SI NO HAY AMPLIACIÓN DE CAPITAL, NO ERES EMPRESA ENISA, porque ENISA sólo coinvierte, requiere un compromiso por parte de los socios de la empresa. Si existe la posibilidad de que la empresa genere fondos y utilizar este excedente de tesorería para invertir en el proyecto propuesto.  Pero vamos a ser realistas ¿cuántas pymes que pueden considerarse empresa ENISA le sobra dinero para reinvertir?… es poco habitual, pero no lo descarto porque me ha surgido algún caso.

Bueno, ya que he transmitido de alguna forma la filosofía, ahora me atrevo a plasmarlo de una forma más esquemática, pero a leerlo ten en cuenta lo que hemos comentado anteriormente.

Primero lo imprescindible o restrictivo:

–        Tiene que ser PYME

–        ENISA sólo invierte de 100k a 1,5 millones de euros

–        Los socios debe ampliar capital por al menos la cantidad que se pretende conseguir de ENISA

–        El proyecto debe ser rentable.

A esto añadimos todo lo que suma puntos:

–        Modelo de negocio distinto, innovador

–        Inversión en maquinaria o equipos

–        Inversión en tecnología

–        Cualquier inversión en general sería atractiva

–        Fuerte apuesta en marketing

–        Un proyecto Internet

–        Necesidad de circulante sí, pero no sólo circulante

–        Plan de expansión

–        Y sobre todo en mi opinión una clara GENERACIÓN DE EMPLEO

Lo que explico arriba, ni pretende ser una lista exhaustiva, aunque sí refleja aspectos importantes, ni tampoco la empresa debe cumplir con todo para acceder a un préstamo participativo ENISA, pero cuantos más componentes agregas de lo mencionado anteriormente o cualquier otro componente que sigue el espíritu de la dinamización de la actividad empresarial, tu empresa se acercará a ese prototipo de empresa ENISA “10”.

Iván García Berjano. FINANZIAPYME

PD. Este artículo refleja nuestro punto de vista. Tanto yo como mis compañeros de FINANZIAPYME hemos presentado con éxito muchos proyectos a ENISA y por tanto me atrevo a contestar la pregunta planteada, aunque debo admitir que es más fácil identificar una empresa cuando la tienes delante que intentar poner sobre papel una descripción del prototipo de empresa ENISA “10”.  También quiero clarificar que lo expuesto no es una versión oficial, sino la opinión formada por nuestra experiencia y por tanto estará claramente influenciada por lo que hemos vivido a lo largo de estos años y no pretende ser un reflejo fiel de la política de ENISA. Incluso, diría que es algo pretencioso por nuestra parte intentar describir un prototipo de empresa ENISA, pero como es lo primero que necesitas saber si pretendes beneficiarte de las condiciones privilegiadas y conseguir un préstamo participativo de la entidad ENISA, lo hemos intentado. Espero que esta información haya sido útil.

PDD. Ahora vídeo: ENISA. Calves y Condiciones de los préstamos ENISA.

 

preload preload preload